/¿Por qué en España hay tantos profesionales sanitarios afectados por el coronavirus?

¿Por qué en España hay tantos profesionales sanitarios afectados por el coronavirus?

Mircoles,
25
marzo
2020

10:37

«Faltan las batas impermeables, los guantes de nitrilo, las mascarillas adecuadas, incluso las quirrgicas en algunos centros… Y tenemos que dar asistencia, no podemos negarnos»


Mdicos, en la entrada de Urgencias de un hospital de Barcelona.
Quique Garca EFE

En menos de 24 horas se han registrado 1.490 nuevos casos de coronavirus entre los profesionales sanitarios. En total, ya van 5.400, lo que supone alrededor del 13% de todos los contagiados en Espaa, que hoy se acercan a los 40.000. «Los datos son preocupantes», sobre todo teniendo en cuenta que «la plantilla de mdicos era deficitaria antes de empezar con Covid-19. No vamos a poder inventar otro recurso que pueda sustituir a estos profesionales«, explica ngela Hernndez Puente, vicesecretaria general de la Asociacin de Mdicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), la ciudad del mundo en la que ms rpido avanza el coronavirus.

Este incremento de 1.490 casos en un solo da supone casi un 40% respecto de ayer. Es decir, prcticamente se ha duplicado el nmero de coronavirus entre el personal sanitario. Superamos incluso a nuestro pas vecino, Italia, donde el porcentaje de afectados en el sector de la salud es de un 8%. A qu puede deberse que Espaa sea una de las naciones (si no la que ms) con ms profesionales contagiados?

Sin duda, la falta de Equipos de Proteccin Individual es clave. Esto sera, a nivel bsico: una mascarilla FP2 o FP3, una bata impermeable que cubra todo el cuerpo, guantes de nitrilo y gafas de proteccin. SUSPENSO. «Al personal sanitario se le est pidiendo que acuda a los domicilios slo con mascarilla (quirrgica, no FP2) y guantes y esto no es lo que recogen las guas internacionales y la Organizacin Mundial de la Salud (OMS)», seala la experta. «Por desgracia, continan escaseando los medios de proteccin».

Es la queja tambin de muchos de los profesionales que atienden en hospitales casi monogrficos de Covid-19. «Faltan las batas impermeables, los guantes de nitrilo, las mascarillas adecuadas, incluso las quirrgicas en algunos centros… Y tenemos que dar asistencia, no podemos negarnos», relata Victoria Velasco, delegada de prevencin de recursos laborales de Amyts.

La escasez de estos equipos es extensible al resto de comunidades autnomas. «Recibimos denuncias de otras autonomas. Hay casos que no son tolerables», puntualiza esta especialista. Por ejemplo, en el momento de dar parte de defunciones en los domicilios. «El cadver es altamente contagioso. Este virus se transmite por va area y por contacto. No puede ser que no haya mascarillas ni batas». No slo «nos estamos exponiendo demasiado», sino que «al no estar protegidos, somos vector de transmisin» y eso hay que tenerlo en cuenta.

El propio Fernando Simn, director del Centro de Coordinacin de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, reconoca este martes dificultades «puntuales» en el acceso al material de proteccin. «En Espaa, desde el primer momento tuvimos dos o tres brotes de infeccin que afectaron a la transmisin entre el personal sanitario. Ese hecho tuvo un impacto importante entre el nmero de infectados hasta la fecha. S que es cierto que el acceso a los equipos de proteccin personal en algunos puntos ha sido crtico, ya que el provisionamiento de este equipamiento es un problema de acceso al mercado global. Hoy, se est solucionando ese problema, pero no hay disponibilidad global».

Despus de que todos los sindicatos autonmicos estn denunciando falta de material para sus profesionales, la Confederacin Estatal de Sindicatos Mdicos (CESM) ha presentado una denuncia en la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo solicitando medidas cautelarsimas «inaudita parte» contra el Ministerio de Sanidad dada la situacin de emergencia sanitaria que estamos viviendo por la pandemia del COVID19. Segn expone esta organizacin en un comunicado, «manifestamos que las recomendaciones de la OMS y del Ministerio de Sanidad son claras en orden a la necesidad de que ha de proveerse a los profesionales sanitarios de todo un conjunto de medidas y elementos necesarios para que puedan realizar su trabajo en condiciones mnimas de seguridad y no verse as contagiados por los pacientes o aumentar el riesgo que los mismos sufren, y evitar la propagacin de la enfermedad». De esta manera, CESM solicita que «sin ms trmites y en el plazo de cinco das se dicte AUTO por el que con estimacin total de la denuncia se acuerden las medidas cautelarsimas de requerir a la Administracin demandada que se provea con carcter urgente e inmediato, en el trmino de 24 horas, en todos los centros asistenciales pblicos o privados del material anteriormente descrito».

Las dos expertas consultadas por este peridico dan muestra del claro problema en este sentido, especialmente en la Comunidad de Madrid, gran afectada por el coronavirus. Sin embargo, la falta de equipos de proteccin no sera la nica razn para explicar el alto porcentaje de infectados entre el personal sanitario. Segn Hernndez Puente, «cuando estbamos realizando los primeros test a los contactos de Wuhan u otros pases transmisores, probablemente, el virus ya estaba circulando entre nosotros. Fuimos por detrs y seguimos yendo por detrs«.

Slo a partir del 12 de marzo se empezaron a hacer test a los profesionales sanitarios y, sin embargo, «no estn llegando a todos y los que consiguen acceder, a veces no conocen el resultado hasta ocho das despus. Para solucionar esta situacin, «hace tres semanas pedimos que se habilitara un telfono destinado al personal sanitario y circuitos especficos para la prueba de diagnstico (PCR)». Se trata de conocer cuanto antes si se es positivo o no para poder volver al trabajo.

Hay que buscar soluciones. «No es una situacin de guerra, sino una epidemia en la que la gestin debe hacerse acorde al pas desarrollado que somos», sentencia Hernndez Puente. De seguir con estas cifras de contagios entre el personal sanitario, «la poblacin se ver afectada en cuanto a nuestra capacidad para atenderla y, a la larga, los profesionales van a sufrir daos colaterales por el estrs y el cansancio acumulados. Nos va a costar».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más