/Pedro Sánchez o el "optimismo de la voluntad"