/Pedro Sánchez evita hablar de recortes, acusa al PP de «tapar un delito con otro» y urge a Pablo Casado a pactar el CGPJ

Pedro Sánchez evita hablar de recortes, acusa al PP de «tapar un delito con otro» y urge a Pablo Casado a pactar el CGPJ

Mircoles,
16
septiembre
2020

10:04

El presidente del Gobierno, Pedro S

El presidente del Gobierno, Pedro Snchez, este mircoles en el Congreso de los Diputados.
J.J. Guilln EFE

A la espera de un proyecto de Presupuestos que no acaba de llegar a las Cortes, Pablo Casado presiona al presidente del Gobierno para que desvele al menos uno de los aspectos clave que influir en las cuentas del Estado: los posibles recortes y congelaciones que ya barrunta la oposicin y que afectaran en su caso a funcionarios, pensionistas, perceptores del salario mnimo o afectados por los ERTE. Pero Pedro Snchez se ha mostrado inaccesible. «Los nicos recortes que necesita Espaa son los de la corrupcin del PP«.

El presidente del Gobierno ha derivado el debate con el lder del PP hacia los problemas judiciales del primer partido de la oposicin. Y as ha golpeado a su rival acusndole de «haber tapado un delito con otro delito», en referencia a la llamado operacin Kitchen y le ha urgido a «poner fin a 30 aos de corrupcin en el PP». En opinin de Snchez esto slo lo puede hacer Casado «cumpliendo con la ley y la Constitucin«. Y en una pirueta dialctica ha concluido que ello lo que implica es que los populares acepten «acordar» la renovacin de los rganos constitucionales, en concreto el CGPJ.

Casado por su parte ha citado las malas previsiones econmicas de Funcas y los psimos datos que arroja la pandemia del Covid. El lder del PP ha dado por hecho que el Gobierno har recortes y todos los espaoles «pagarn el precio del escao» de Snchez mientras l «negocia con batasunos y separatistas». «Usted se fundi la caja de los espaoles para ir dopado a las elecciones», le ha acusado.

El jefe de la oposicin le ha reprochado al presidente los recortes que en su opinin est haciendo tambin «en el Estado democrtico y en la dignidad de las instituciones» al pactar con Bildu y «utilizar el Parlamento contra la oposicin». El lder del PP ha sacado a relucir la artillera contra los casos de corrupcin del PSOE del pasado y los que se sospechan de su socio del Gobierno en el presente, pero el presidente se ha zafado poniendo en duda que Casado vaya a limpiar su partido de corruptelas.

El presidente esperaba encontrar en la jefa de filas de Ciudadanos, Ins Arrimadas, un sostn en su ataque al PP, pero la lideresa naranja se ha mostrado inflexible recordndole a Snchez las pesquisas judiciales que se ciernen contra Unidas Podemos. Y le ha echado en cara la doble vara de medir que maneja el PSOE cuando promueve comisiones de investigacin contra los populares y rechaza las que se plantean para dilucidar los casos que afectan a Pablo Iglesias y su formacin.

Snchez tambin ha querido pedirle ayuda a Arrimadas para que intente convencer al PP de que debe acordar la renovacin del CGPJ, pero ha topado contra un muro. La presidenta de Ciudadanos ha rechazado de plano cualquier tipo de mediacin para que ambas fuerzas «se repartan» los puestos claves del poder judicial.

Ivn Espinosa de los Monteros ha intentado enfrentar al Gobierno con sus contradicciones poniendo como ejemplo las iniciativas que alienta el Ejecutivo, especialmente la ltima, la del nuevo proyecto de ley de Memoria Democrtica mientras, ha dicho, «los mayores mueren solos en sus casas», «el turismo se derrumba», «el covid avanza» … La vicepresidenta Carmen Calvo ha respondido al portavoz de Vox tachando a su partido de «calumniador» y «sembrador de odio y mentiras».

ERC ha acudido en ayuda de Calvo elogiando con un discurso, no con una pregunta, el proyecto de Memoria Democrtica. Pero los republicanos no han desaprovechado la oportunidad de instar a la nmero dos del Gobierno a aplicar los mismos principios de justicia que esgrime el proyecto a su lder condenado por sedicin, Oriol Junqueras.

El secretario general del PP, Teodoro Garca Egea, ha insistido en la batalla de la corrupcin recordando el encuentro playero del vicepresidente Pablo Iglesias con uno de los condenados por los ERE en Andaluca y a continuacin ha arremetido contra el nmero dos del Gobierno por la falta de eficacia a la hora de frenar las okupaciones.

Iglesias ha defendido que la legislacin ofrece instrumentos suficientes para frenar a los okupas y ha mantenido que las okupaciones son de casas vacas propiedad de bancos y no de particulares. «El problema no es la okupacin sino el precio de los alquileres», ha dicho el vicepresidente segundo, algo que ha atribuido a la poltica del PP.

Macarena Olona, de Vox, ha acusado a Iglesias de «vulgarizar la democracia» y aunque ha pedido su dimisin ha dado por hecho que en ningn caso Iglesias dejar La Moncloa «porque no tiene dnde ir». El vicepresidente segundo ha acusado a los de Santiago Abascal de ser una «derecha cutre» y Olona le ha retado: «Nos veremos en la prxima sesin de control». Iglesias ha aceptado el desafo al duelo, eligiendo como arma «la palabra».

Otro diputado de Vox, Ignacio Gil Lzaro, ha preguntado al ministro del Interior si apoya al presidente del Gobierno en su psame pblico por el suicidio de un etarra en prisin. Grande Marlaska ha respaldado a Snchez lo que ha provocado una catarata de adjetivos por parte del diputado -«vomitivo», «vergonzoso»…- que ha recordado la inminencia de la presentacin de una mocin de censura patrocinada por su partido contra el presidente del Gobierno.

Marlaska ha asegurado que ETA «trajo lo peor y lo mejor». En el primer plato de la balanza coloc los asesinatos y, en el segundo, «la unidad de los demcratas y el trabajo de la justicia y las fuerzas de seguridad». Despus, el ministro acus a Vox de «no saber vivir sin ETA»

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más