/Pedro Sánchez corta las últimas amarras con el viejo PSOE tras la sentencia de los ERE

Pedro Sánchez corta las últimas amarras con el viejo PSOE tras la sentencia de los ERE

Mircoles,
20
noviembre
2019

02:47

Son muchos los que creen que el ‘sanchismo’ utilizar esta sentencia para acallar cualquier voz discrepante con su estrategia

Felipe Gonz

Felipe Gonzlez y Pedro Snchez, juntos en un acto celebrado en 2015.
JAVIER BARBANCHO

La sentencia del caso de los ERE no por esperada ha dejado de caer como una bomba en las filas del socialismo, del viejo socialismo, del PSOE de Felipe Gonzlez, de Jos Bono, de Javier Solana, de Alfredo Prez Rubalcaba… y de Manuel Chaves y Jos Antonio Grin.

Muchos de ellos, en pblico o en privado, cerraron este martes filas en defensa de los dos ex presidentes del partido y su, dicen, «honradez personal». Por esa «honestidad», por no haberse llevado «ni un euro a casa», apostaron Emiliano Garca Page, el propio Jos Bono o Guillermo Fernndez Vara. Otros muchos lo hicieron en conversaciones sin micrfono.

El apoyo de lo que queda de la vieja guardia contrast con el silencio del actual secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Snchez, que antao recitaba el argumentario de Ferraz arropando a los hoy condenados, y ahora prefiere poner distancia para evitar asumir las responsabilidades polticas que, en su da, no dud en reclamar con una mocin de censura a Mariano Rajoy y, de paso, con una nueva pirueta, aprovechar la ocasin para apuntalar su liderazgo laminando discrepancias de un socialismo de otra poca.

La actual cpula del PSOE ha borrado de su memoria histrica el tuit de junio de 2016 en el que Snchez aseguraba: «Chaves y Grin son personas honestas. Yo confo en su inocencia». O sus declaraciones en Veo7, en enero de 2010, cuando Chaves era vicepresidente tercero del Gobierno de Jos Luis Rodrguez Zapatero y Grin presidente de la Junta de Andaluca, y l intentaba desmentir las informaciones de EL MUNDO sobre la trama corrupta de los ERE, insistiendo en que el primero era «un excelente vicepresidente que se paga sus trajes y sus viajes» y que «durante ms de 30 aos de labor pblica en Andaluca y en el Gobierno de Espaa ha hecho un gran servicio al pas».

Snchez hace 10 aos

Entonces, Pedro Snchez intentaba desviar la atencin hacia los casos de corrupcin del PP: «Las gestapillos, en la Comunidad de Madrid, en otros partidos», deca. Este martes, el secretario general y presidente en funciones dej que fuera Jos Luis balos, secretario de Organizacin socialista, quien diera la cara tras conocerse la sentencia, pero para circunscribir al mbito del PSOE-A, que tiene personalidad jurdica propia, cualquier tipo de responsabilidad y, de paso, arremeter contra el PP por el caso Grtel.

Ni Snchez ni su Gobierno en funciones tienen nada que ver con este asunto que afecta a personas que ya no estn en el partido, vino a decir el nmero tres y actual ministro de Fomento, obviando que tanto Chaves como Grin, adems de presidir la Junta de Andaluca y desempear labores ministeriales en el Gobierno de Espaa, fueron nada menos que presidentes del PSOE, como antes Ramn Rubial o como ahora Cristina Narbona.

En las filas del viejo socialismo se asisti con estupor a este desmarque. Las fuentes consultadas lamentaban sobre todo la condena a Pepe Grin, un hombre al que siguen considerando, pese a la condena, «honrado a carta cabal», y apuntaban con tristeza el silencio del secretario general «como si nunca hubiera odo hablar de l».

Algunos, incluso, vaticinaban que esta sentencia acabar siendo aprovechada por Snchez para laminar definitivamente las voces discrepantes -ya muy escasas y dbiles- con su liderazgo y cortocircuitar cualquier aspiracin que pudiera tener Susana Daz, mano derecha en la poca de Jos Antonio Viera, ex secretario general del partido en Sevilla y condenado a siete aos de prisin y 18 de inhabilitacin.

«Ya veo a medio PSOE», lloraba amargamente en la noche de este martes una voz crtica, «alegrndose de esto, porque a ver quin de los viejos va a tener ahora huevos de criticar a Snchez. El discurso de que ste es el socialismo contra el que l luch est a punto de comenzar».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más