/Oriol Junqueras endurece su discurso de cara a la investidura pero no romperá con Pedro Sánchez

Oriol Junqueras endurece su discurso de cara a la investidura pero no romperá con Pedro Sánchez

Sbado,
21
diciembre
2019

02:15

El lder de ERC corrige a su partido desde la crcel mientras la cpula prev otorgar «alguna licencia» a los ‘duros’ de la formacin

En primera l

En primera lnea, el portavoz de ERC Gabriel Rufin, en un acto del partido, en 2018, en Barcelona.
SANTI COGOLLUDO

El futuro poltico de Pedro Snchez est en manos de las bases de ERC, que este sbado se expresarn en el congreso que el partido celebrar para definir su lnea estratgica. Seguir negociando con el PSOE para preparar la independencia a medio plazo o volver a apoyar la agitacin callejera e institucional? Una pregunta sobre la que girar el cnclave republicano, marcado por la decisin del Tribunal de Justicia de la Unin Europea (TJUE) respecto a la inmunidad de Oriol Junqueras. Todo un golpe al tablero poltico cataln, que ha dado alas a los sectores ms hiperventilados del independentismo, con Carles Puigdemont como lancero de vanguardia.

El discurso de la desestabilizacin del Estado «opresor», la idea de la revolucin permanente rebrota as en el separatismo cataln. Este cambio en el estado de nimo ha forzado a la direccin de ERC a activarse en las ltimas horas para controlar a sus bases y votantes, que exigen unilateralidad y seguir con el choque frontal con el Estado, y as poder cerrar el acuerdo de investidura con el PSOE.

«Vamos a hacer las cosas bien», aseguran fuentes de la cpula republicana. Es decir, permitir que Snchez siga de presidente, aunque no sea cumpliendo el apretado calendario que ha fijado el lder socialista. Una posicin de ERC que ha recibido el espaldarazo del ltimo CEO, una suerte de CIS cataln, que apunta que el 71,5% de los catalanes avalan el pacto de Gobierno PSOE-Podemos, por un 61,6% de los catalanes.

Con todo, la decisin del tribunal europeo ha hecho zozobrar el andamiaje del pacto que republicanos y socialistas haban cocinado con urgencia en las ltimas semanas. Tambin tuvieron un efecto contraproducente las presiones de Ferraz y Moncloa para que ste se suscriba en las prximas horas, as como las declaraciones del secretario de Organizacin del PSOE, Jos Luis balos, asegurando que estos haban renunciando a la va unilateral. Un «grave error» para los negociadores republicanos.

«No se debe parar la negociacin»

Con su autoridad moral reforzada, Oriol Junqueras aprovech este viernes una entrevista en Catalunya Rdio para enviar un mensaje de calma a sus bases, corrigiendo la decisin de la cpula de ERC de dar por suspendido el dilogo con el PSOE hasta que la Abogaca del Estado se pronuncie y aplique la doctrina del TJUE.

«No se debe parar la negociacin en ningn caso. Se debe estar dispuesto a dialogar siempre, con todo el mundo, independientemente de que yo est o no en la prisin», afirm. Y la palabra de Junqueras sigue siendo mandato obligado en ERC.

En paralelo a estas declaraciones, los fontaneros de la formacin trabajaban por el territorio y las diferentes agrupaciones para evitar fugas de agua y sorpresas en el congreso sabatino. Un cnclave en el que la direccin de ERC har «alguna licencia» a los sectores ms duros, articulados en torno al Colectivo 1 de Octubre. Pero controladas. No quieren que una excesiva gesticulacin pueda romper el dilogo con los socialistas y hacer peligrar una alianza con la izquierda espaola que les permita ocupar en breve la presidencia de la Generalitat.

El sector crtico exige que se «liberen» a todos los condenados en el juicio del proceso independentista para retomar cualquier tipo de dilogo con el PSOE, as como no renunciar a la va unilateral y a celebrar un referndum de autodeterminacin.

Para contentar a esta parte de las bases republicanos, Junqueras les hizo un guio en sus declaraciones al mantener el objetivo de la secesin intacto. «El derecho de autodeterminacin siempre, siempre, lo defenderemos y se deber ejercer cuando haya una mayora clara, explcita, expresada en las urnas», afirm.

El plan de ERC

En este sentido, el partido quiere aprobar una ponencia poltica en la que defiende el referndum como «el mejor instrumento para construir la repblica catalana», principalmente si ste puede llevarse a cabo de forma pactada con el Estado. Pero sin renunciar a otras vas, por culpa de «las reiteradas negativas del Estado» a aceptar un modelo a la escocesa -el espejo en el que se mira ERC tras el fracaso de 2017-, que supondra una nueva violacin del orden constitucional.

Plantean en su texto, sin ambigedades ni salvaguardas, la opcin de forzar a Espaa a que acepte la celebracin de una consulta independentista como nica alternativa a partir de una accin conjunta de las instituciones polticas y sociales que «combinen fuerza y accin». La receta ya conocida en Catalua que combina, segn el momento y la necesidad separatista, la «movilizacin constante con las acciones de desobediencia civil».

La ltima opcin que ERC asume es la de repetir, paso por paso, la ruta que les llev a celebrar el referndum ilegal del 1-O y la posterior declaracin unilateral de independencia de el Parlament. Pero esta vez intentando tener «complicidades internacionales».

Esta ponencia pone las bases de la estrategia gradualista de los republicanos. Que les permite ahora apuntalar un pacto con el PSOE y Podemos para garantizarse su apoyo a la presidencia de la Generalitat y expulsar de la institucin a Junts per Catalunya y los representantes del atomizado espacio convergente.

Convertir a ERC en ese pal de paller (eje central) del nacionalismo cataln que fue la CiU de Jordi Pujol durante 23 aos y, con el control de la caja de caudales y las grandes competencias de las que goza la Generalitat, avanzar paso a paso hacia una nueva proclamacin de independencia.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más