/Nuestra pasión según Sánchez

Nuestra pasión según Sánchez

Jueves,
9
abril
2020

17:29

Fotograma con doble exposici

Fotograma con doble exposicin de Pedro Snchez durante su intervencin en el pleno celebrado este jueves en el Congreso.
Mariscal EFE

Yo estaba deseando equivocarme. Estaba deseando que del interior de Pedro Snchez la pandemia extrajera un pedacito insospechado de Adolfo Surez. Y que sobre ese pedacito, a falta de mayor estatura, se pudiera edificar no unos Pactos de La Moncloa, que solo son el indicio retrico de que Ivn Redondo ha cambiado El ala oeste por Cuntame, sino al menos un proyecto de ley compartido, una legislacin de emergencia que prepare mejor a Espaa para sobrevivir a la devastacin econmica que est a punto de conocer.

Pero un perro loco no es un oso amoroso ni lo puede ser. Todo lo que ha conseguido Snchez en su vida poltica se lo debe al sectarismo. La dimisin antes que abstenerse ante Rajoy, el sometimiento antes que la magnanimidad con el susanismo, la genuflexin ante Torra antes que romper el cordn sanitario a la derecha, el abrazo al neocomunismo antes que el acercamiento al centro. Y en estas lleg el Covid-19. Y yo pens que adonde no lo impulsaba la virtud podra empujarle la peor tragedia nacional desde la Guerra Civil. Y me sent a ver el debate con una nube de esperanza. Pues bien. Ya s que tampoco 50.000 muertos y siete millones de parados sern suficientes para cambiar a Snchez. Vista la intervencin de esa nefita en lecturas y catedrtica en odios de la que Javier Fernndez tan justificadamente se avergenza hoy, ya podemos ir concluyendo que no solo nos iremos al carajo, sino que durante la debacle todas las energas del Gobierno se concentrarn en machacar a la oposicin. El alacrn solo quiere picar a la rana que le vadea el ro, aunque nos hundamos todos.

«Qu quiere de nosotros?», le pregunt Casado despus de anunciarle su voto afirmativo, con el rostro marcado por la reciente metralla de Lastra. Yo te lo explico, Pablo: quiere que su desprecio os vuelva imposible el apoyo para correr a sealaros como los culpables del hundimiento en cuanto se lo retiris. Quiere que los bloques se mantengan inclumes, porque el sentido de su estpida carrera depende de que perduren el ruido y la furia, la propaganda de los buenos y los malos, la zona de confort de tu trinchera y de la ma. Por eso demuestra inteligencia Edmundo Bal tendindole la mano que no quiere estrechar. Porque a un tipo como Snchez solo le derrota que le perdonen. Si el PP prescindiera del retrovisor en el que se le aparece cada maana la barba de Abascal, dejara a Snchez sin argumentos asfixindolo de amor. Aunque entiendo la repugnancia.

La pasin que hoy celebramos no durar una semana sino meses o aos. No empez en 2020 sino el da en que dimos las instituciones por supuestas y declaramos superfluo el respeto al adversario. Estamos exactamente donde nos han trado nuestros gobernantes, desde el revisionismo vengativo de Zapatero hasta la cachaza cegata de Rajoy. En ese solar sembr Podemos y su mejor plagiario se coron rey del guerracivilismo. No ha sabido hacer todava unos presupuestos pero ha sacado a Franco de su tumba, hoy sabemos que por pura envidia. Su final ser inevitable, pero de ningn modo noble.

Espaoles: os espera el calvario. Y no se ve venir el da de la resurreccin.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más