/México levanta un muro invisible con EEUU

México levanta un muro invisible con EEUU

Viernes,
3
enero
2020

01:59

El Gobierno mexicano logra reducir la llegada de migrantes hasta la frontera norte en un 70% gracias a una telaraa burocrtica ms efectiva que cualquier barrera fsica


Migrantes centroamericanos en Matamoros, en el estado de Tamaulipas
Abraham Pineda EFE

Donald Trump conquist la presidencia de EEUU anunciando la construccin de un muro en la frontera con Mxico, pero la negativa del Congreso de extender los fondos necesarios para su construccin ha desvanecido la posibilidad de convertir en realidad su principal promesa electoral. No obstante, el presidente norteamericano puede darse por satisfecho: la llegada de migrantes hasta su frontera sur se ha reducido en un 70% en los ltimos seis meses y EEUU no ha tenido que poner un solo dlar para conseguirlo.

El canciller mexicano de Exteriores, Marcelo Ebrard, compareci el pasado 26 de diciembre para sacar pecho por los resultados logrados por su administracin en materia migratoria: «es la reduccin ms importante de flujos en las ltimas dcadas», presumi, para despus detallar que la Border Patrol norteamericana ha pasado de detener a ms de 144.000 migrantes en mayo, a solo 43.000 en noviembre, lo que implica una impactante reduccin del 70%. Pero, cmo se ha logrado? La respuesta no es nicamente atribuible a los esfuerzos humanitarios mexicanos, como pretenda justificar el canciller Ebrard, sino que entran en juego varios factores que han modificado sensiblemente las dinmicas migratorias en la regin.

Segn explica a EL MUNDO.es Alberto Cabezas, portavoz de la Organizacin Internacional para las Migraciones (OIM) en Mxico, «hay mltiples factores que influyen en las decisiones de las personas migrantes, que van desde las condiciones de vida en sus comunidades de origen hasta las dificultades de ingreso o integracin en los pases de destino, pasando por los retos que representa viajar hasta el pas de destino». Esas condiciones empezaron a cambiar drsticamente a finales del 2018 con las famosas Caravanas Migrantes, calificadas por Trump como «una emergencia nacional» a la que haba que hacer frente.

Estos xodos masivos fueron la excusa perfecta para que EEUU comenzara a demandar ms responsabilidades a sus vecinos del sur. Primero con la amenaza de subir los aranceles a productos mexicanos en un 5%, a lo que el Gobierno de Lpez Obrador respondi con el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera con Centroamrica y la promesa de reducir el flujo de indocumentados. En paralelo a estos movimientos, Donald Trump intensific las negociaciones para levantar un muro, en este caso burocrtico, que iba a atrapar a los migrantes en su travesa hacia EEUU.

La trampa del tercer pas seguro

De manera unilateral, el gobierno norteamericano aprob los conocidos ‘Migration Protection Protocols’, los cuales obligan a los migrantes que quieran solicitar asilo en EEUU a esperar en Mxico mientras se resuelven sus trmites. De acuerdo a las cifras de la Secretara de Gobernacin mexicana, hasta mediados de octubre, 51.407 centroamericanos se han visto afectados por esta poltica, quedndose desamparados, en un limbo legal y sin posibilidad de trabajar en la peligrosa frontera norte de Mxico.

Trump tambin ha logrado establecer un importante tapn burocrtico en el Tringulo Norte de Centroamrica. En julio, a menos de medio ao para concluir su mandato, el gobierno de Jimmy Morales se pleg a las exigencias de Estados Unidos para firmar un acuerdo que, en la prctica, convierte a Guatemala en lo que se conoce como tercer pas seguro. Esta medida implica que los migrantes que busquen solicitar asilo en EEUU deban hacerlo antes en el primer pas que atraviesen y sea considerado ‘seguro’.

La administracin Trump firm Acuerdos de Cooperacin de Asilo similares con Honduras y El Salvador para culminar su obra maestra e inexplicable para ONG y expertos: convertir a los pases emisores de migrantes en los receptores y gestores de su propia miseria. Esta situacin deja dos opciones a los que persiguen el sueo americano: someterse a la clandestinidad atravesando fronteras de manera ilegal o resignarse y convertir su sueo americano en mexicano o centroamericano. En esta tesitura y, segn confiesa el portavoz de la OIM: «Mxico est pasando a ser un pas de destino de migrantes internacionales, algunos de los cuales se quedan en este pas al no poder entrar en EEUU como tenan previsto».

Segn desvel el canciller mexicano Marcelo Ebrard, hasta el 30 de noviembre del 2019 se registraron cerca de 67.000 solicitudes de refugio, un aumento del 125% con respecto al ao anterior. La tarea est desbordando las capacidades de la Comisin Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), hasta la fecha solo han podido resolver el 3% de todas las solicitudes y deber enfrentar el 2020 con menos de la mitad del presupuesto que haba solicitado al Congreso mexicano para enfrentar la crisis.

Para compensar esta situacin, Mxico ha extendido tarjetas de visitante, que permiten a los migrantes transitar y trabajar temporalmente en los estados de Chiapas y Oaxaca (los ms empobrecidos del pas) y que han aumentado un 183% en los ltimos meses. Esos estados sureos han sido precisamente los primeros beneficiados por el Plan de Desarrollo Integral, financiado por Mxico y EEUU, y que hasta la fecha es la principal apuesta por mejorar las condiciones de vida en el origen de la crisis.

El canciller Ebrard defendi que el enfoque de Mxico a la hora de abordar la crisis es «lo ms humano posible» y presumi que hasta noviembre «se logr rescatar a 280.000 migrantes». Lo que no explic fue qu ocurri con esas personas, pero lo ms probable es que buena parte de ellos (los que no tenan su estatus regularizado) fueran deportados inmediatamente. Segn el Instituto Nacional de Migracin, en el ltimo ao Mxico ha deportado a sus pases de origen a 118.000 personas, convirtindose ya en el pas que ms centroamericanos deporta, por delante de EEUU.

Desde la OIM tambin observan con preocupacin el cambio de dinmica en la regin, como confiesa a EL MUNDO.es su portavoz en Mxico: «la regin sigue teniendo varios retos, entre ellos los de lograr mayores cotas de desarrollo y de seguridad para sus habitantes. Ah es donde en el medio y largo plazo debera haber cambios profundos». Donald Trump ha podido fallar en su promesa de construir un muro, pero ha logrado una victoria ms significativa: imponer barreras burocrticas en Centroamrica y hacer de Mxico su gran aliado inesperado, convertido ahora en el autntico guardin de la frontera sur.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más