/Los retos y recetas de consumo de Alberto Garzón, el ministro comunista

Los retos y recetas de consumo de Alberto Garzón, el ministro comunista

Mircoles,
8
enero
2020

10:48


El dirigente de IU Alberto Garzn
EFE

Espaa tendr por primera vez un Ministerio de Consumo, que dirigir Alberto Garzn y que regular todo lo relativo a los derechos de los consumidores. Poco se sabe de sus competencias y lo que se conoce es ms por el ruido en redes sociales que ha hecho el lder de Izquierda Unida.

Con Garzn en el Gobierno, habr en el mismo un representante de un partido comunista y en teora esto se trasladar a las polticas de consumo que desarrolle el ministerio. De momento s se sabe es que el departamento tendr competencias sobre las casas de apuestas.

Segn Javier Rivas, profesor de EAE Business School, lo ms fcil de anticipar en este ministerio es su posicin sobre el juego: «que es conocida, restriccin de publicidad, mayores controles para evitar que menores puedan jugar, reduccin de horario de apertura, y tal vez incluso prohibicin de algunas apuestas concretas como puedan ser las deportivas».

Apuestas

Tambin es conocida en esa materia la posicin sobre la apertura de casas de juego en la proximidad de centros escolares. Es posible que se plantee una moratoria al respecto. OCU exige que «se aborde la normativa sobre publicidad del juego que prohba la publicidad de las apuestas y el juego online, adems de que se endurezca los controles de acceso a las salas y se limite la proliferacin de locales de juego».

Segn Rivas, «el reto al que se puede enfrentar Garzn es justamente el mbito de las competencias», pues algunas estn transferidas a algunas comunidades autnomas y en otros mbitos algunas licencias son concedidas por los ayuntamientos.

En cuanto al Consumo, Garzn, usuario activo en Twitter, ha manifestado su predileccin por el modelo de consumo de Cuba, al que ha definido como sostenible. Las asociaciones de consumidores, de momento, valoran positivamente que se haya creado este ministerio.

«La creacin de un ministerio de consumo, puede ser un elemento positivo que impulse sus polticas y refuerce su transversalidad, pero al mismo tiempo es necesaria una profunda reforma de las competencias en esta materia para mejorar su coordinacin y su eficacia», han sealado desde la Organizacin de Consumidores y Usuarios (OCU).

Consumo sostenible

Para el profesor Javier Rivas, dentro de este mbito, «indiscutiblemente ser el consumo sostenible el eje sobre el que deber articular importantes retos en los prximos aos».

La reduccin del consumo de plsticos y de otros materiales contaminantes o del desperdicio alimentario son algunos de los retos que se lleva abordando desde hace tiempo en los distintos sectores implicados.

Plsticos

Las empresas de distribucin, las cadenas de supermercados y los fabricantes y marcas llevan tiempo planificando medidas para reducir plsticos. La mayora de supermercados ya han eliminado las bolsas de un slo uso, por ejemplo. Esta ser una de las reas en las que, en teora, el nuevo ministerio tendr que trabajar, en colaboracin con el de Transicin Energtica.

«Es poco claro como se van a llevar a cabo todas estas medidas, pero a buen seguro que sern necesarias normativas de consumo estrictas en determinados mbitos como por ejemplo los plsticos de un solo uso, que tendrn que venir acompaadas de medidas presupuestarias y fiscales», seala Rivas.

Otras medidas

OCU enumera otra serie de medidas que, consideran, debera abordar el nuevo ministerio, como son la mejora del etiquetado de alimentos, la regulacin de las nuevas plataformas online, para que «se establezcan requisitos de transparencia en las webs de bsqueda», la mejora de la seguridad de los productos y la proteccin del consumidor.

En este punto, las asociaciones de consumidores creen que «es necesario dotar de ms eficacia a los mecanismos de proteccin de los consumidores, para conseguir que sus derechos bsicos se apliquen de forma efectiva, dotando de carcter vinculante a las resoluciones de la Administracin y permitiendo la indemnizacin y resarcimiento del dao a los consumidores que se ven obligados a poner una reclamacin».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más