/Los condenados en el Caso Arandina: "Somos unos pardillos a los que nos están intentando joder la vida"

Los condenados en el Caso Arandina: "Somos unos pardillos a los que nos están intentando joder la vida"

Jueves,
12
diciembre
2019

12:27

GRAF8743. BURGOS.- Victor Rodr

Victor Rodrguez (i), Carlos Cuadrado (2i) y Ral Calvo (2d), exjugadores de la Arandina.
Santi Otero EFE

Carlos Cuadrado ‘Lucho’, Victor Rodrguez ‘Viti’ y Ral Calvo, los tres ex jugadores de la Arandina condenados a 38 aos de prisin por agresin sexual sobre una menor de 15 aos, han declarado a la salida de la Audiencia Provincial de Burgos y se han mostrado muy enfadados con la sentencia.

«No hemos hecho nada», asegura Lucho, «voy a luchar siempre por la igualdad, pero ahora nos estn jodiendo por todas partes. No somos violadores. Somos unos pardillos a los que nos estn intentando joder la vida, la sentencia est mal, en un lado nos acusan y en otro nos absuelven, es una sentencia incoherente».

En el mismo tono de enfado se ha mostrado Ral Calvo: «Es una vergenza muy grande, no entiendo nada. No se est haciendo justicia. Son cosas ilgicas las que se nos estn pidiendo… Estn pidiendo una burrada y no hemos hecho nada. No me esperaba nada de esto, no me creo nada. No pas nada en la casa«.

‘Viti’, el tercero en salir, ha declarado que «que traigan pruebas. Si las traen yo voy a la crcel y pago. Pero a quin he matado? 38 aos de qu? Qu pruebas hay? Estoy acojonado, esto no tiene sentido. Todo es culpa de la presin social y la presin meditica. Hace 15 aos estara en mi casa jugando al parchs. La sociedad, el que sea coherente, sabe que no hemos hecho nada».

Olga Navarro, abogada de Calvo, se mostr «decepcionada» y «desilusionada con la justicia» tras la sentencia, y acusa a la menor y a la familia de «mentir continuadamente». «Les ha destrozado la vida. 38 aos por no haber hecho nada. No existe ni una prueba de cargo. Slo hay un testigo presencial que se acredita con un vdeo, al que no se cree porque no ha acudido antes a la justicia. Que terminen las denuncias falsas, no hay ni una sola prueba. S que hay actividad en los mviles, continuamente», reconoce. Y aade: «La sentencia se basa en la declaracin de la vctima, que la ha cambiado en cuatro ocasiones. No hay prueba de ADN. Se ha movido un pueblo entero que ha presentado pruebas, whatsapps y audios en los que la menor dice que no ha sido violada. Es un circo meditico y por supuesto que vamos a recurrir. La menor ha creado tal bola de mentira que no se puede salir de ah, no s cmo la gente puede dormir con este caso. Que quede en la conciencia de quien quede.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más