/Las dudas de la Abogacía del Estado para contentar a ERC congelan la investidura de Pedro Sánchez

Las dudas de la Abogacía del Estado para contentar a ERC congelan la investidura de Pedro Sánchez

Viernes,
27
diciembre
2019

02:15

La Abogaca retrasa el informe sobre la inmunidad de Junqueras, lo que supone que no habr Gobierno antes de que termine el ao

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro S

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Snchez, en el ltimo Consejo Europeo del ao, el 12 de diciembre, en Bruselas.
EFE

Espaa estrenar 2020 con el Gobierno en funciones. Las previsiones de investidura antes de fin de ao se desvanecieron este jueves cuando Moncloa constat que la Abogaca del Estado no sucumbir a la urgencia poltica y no dudar, si lo cree necesario, en apurar el plazo dado por el Tribunal Supremo para presentar alegaciones a la sentencia de la Justicia europea que reconoce la inmunidad de Oriol Junqueras en su calidad de electo al Parlamento Europeo.

Las fuerzas polticas –PNV, Comproms, Unidas Podemos, PSOE– y el propio Gobierno, que hace apenas unos das apostaban todo a un pleno de investidura inminente, cambiaron de discurso y sacaron a pasear el dicho de que las prisas son malas consejeras y, en consecuencia, no pasa nada por esperar unos das ms, incluso hasta despus del da de Reyes.

El plazo que ha abierto el Supremo para las alegaciones concluye el 2 de enero, e incluso podra prorrogarse hasta el da 3. Si la Abogaca lo agota, la investidura se postergara hasta pasadas las fiestas navideas.

Nadie se aventuraba este jueves a dar una explicacin clara a la tardanza de la Abogaca, mxime cuando el resto de las partes -Fiscala, acusacin particular y defensa de Junqueras- ya han puesto negro sobre blanco sus argumentos. Todo induce a pensar, y as lo manifestaban fuentes gubernamentales, que la posicin de los abogados del Estado requiere un destilado lento, complejo e, incluso, comprometido. Tanto que, en medios jurdicos, no se descarta que finalmente el escrito lleve la firma de la abogada general, Consuelo Castro.

El problema reside en la dificultad de conjugar el respeto estricto a la legalidad con los gestos que reclama ERC en beneficio de Junqueras como condicin necesaria para facilitar con sus 13 votos en el Congreso la investidura de Pedro Snchez.

Incertidumbre y opacidad

Cierto es que la sentencia del TJUE reconoce la inmunidad de la que deba haberse beneficiado Junqueras para tomar posesin de su escao tras ser proclamado electo el pasado 13 de junio, pero tambin lo es que para entonces el juicio del procs ya estaba visto para sentencia y que ahora su situacin es la de condenado por sedicin y malversacin.

ERC reclama, con el fallo del Tribunal de Luxemburgo en la mano, la puesta en libertad inmediata de su lder y la anulacin del juicio a los responsables del procs por considerarlo «injusto». Pocos creen que las alegaciones de la Abogaca del Estado puedan llegar tan lejos.

En esta situacin de incertidumbre, el apagn que se cierne de momento sobre la formacin de un Gobierno de coalicin en plenitud de competencias es prcticamente total. La opacidad sigue siendo la tnica imperante. Nada se sabe del detalle de las negociaciones entre socialistas y republicanos y nada se sabe tampoco de las previsiones del candidato a la investidura.

Snchez compareci por ltima vez ante la prensa el pasado da 14 en Bruselas. En esa ocasin insisti en apostar por el dilogo con la fuerza secesionista y aval la creacin de una mesa bilateral entre la Generalitat y el Gobierno central para buscar solucin al «conflicto poltico» entre Catalua y el Estado. Entonces evit supeditar estas negociaciones directamente a la Constitucin y opt por referirse al «marco de la seguridad jurdica que emana de las leyes democrticas».

El silencio de Snchez

Desde entonces, el silencio del presidente en funciones ha sido completo y as seguir por el momento. Este viernes, tras el ltimo Consejo de Ministros del ao, comparecer la portavoz, Isabel Cela. Snchez renuncia as a ser l quien, como es costumbre, se someta a una larga rueda de prensa para hacer balance del ejercicio y perfilar las guas de actuacin del nuevo ao.

En Moncloa justifican esta decisin por la «prudencia» que debe mantenerse en estos momentos cuando «falta por jugar la bola definitiva del partido», en alusin a la posicin an desconocida de la Abogaca del Estado y la consiguiente reaccin de ERC.

«Estamos en el momento decisivo para saber si hay o no investidura y no parece apropiado que el presidente haga balance y ofrezca previsiones sobre el futuro cuando an no se ha despejado la cuestin nuclear», apuntaban.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más