/La reina Isabel II llama a la "reconciliación" tras un año "turbulento" en Reino Unido

La reina Isabel II llama a la "reconciliación" tras un año "turbulento" en Reino Unido

Actualizado
Mircoles,
25
diciembre
2019

17:02

Reconoce sutilmente en su mensaje de Navidad los problemas por los que atraviesa la Monarqua britnica, as como la divisin del Brexit.


La reina Isabel II, durante su mensaje de Navidad en el Castillo de Windsor.
REUTERS

La reina Isabel II ha reconocido las dificultades de un ao «turbulento» en su tradicional mensaje de Navidad y ha apelado al «espritu de la reconciliacin», tras un 2019 en el que la monarqua britnica se ha visto sacudida por escndalos de destacados miembros de la familia real e, incluso, un proceso ante el Tribunal Supremo al que la nonagenaria soberana se haba visto arrastrada por el Gobierno de Boris Johnson.

La exquisita neutralidad de sus 67 aos de reinado se permiti este 25 de diciembre una leve concesin, velada, como siempre con sus pronunciamientos pblicos, pero suficientemente elocuente como para que sus sbditos entiendan el impacto que controversias como la amistad del Duque de York con el pedfilo estadounidense Jeffrey Epstein han tenido para The Firm (‘La Firma’) -como es conocida la Monarqua-, o la inquietud ante la divisin generada por el Brexit en la esfera poltica y social.

Aunque todos sus posicionamientos estn abiertos a una interpretacin que Buckingham raramente aclara, casi siete dcadas de anlisis han ayudado a descifrar los cdigos con los que la jefa de Estado transmite pistas sobre su percepcin de los acontecimientos, tanto los que ataen a su entorno, como los que afectan al pas. Consiguientemente, los del mensaje de hoy, pregrabado la semana pasada en el saln verde del Castillo de Windsor, no son una excepcin, empezando por la presencia de retratos slo de su padre, el Rey Jorge VI, y los herederos y sus familias: el Prncipe de Gales y su esposa, Camila; y los Duques de Cambridge y sus hijos.

Refirindose a aniversarios como el del Desembarco de Normanda, o el de la llegada del hombre a la luna, Isabel II aprovech para subrayar que «son los pequeos pasos, no los grandes, los que suelen traer cambios perdurables». Ninguna de sus palabras es pronunciada al azar y en su alocucin, emitida por la BBC a las 15.00 horas (una ms en horario peninsular espaol), aadi que «pequeos pasos pueden llevar a superar diferencias mantenidas durante mucho tiempo y divisiones asentadas, para atraer armona y entendimiento«.

Cualquier observador de la realidad en el Reino Unido puede detectar la referencia a la fractura institucional y en la propia calle por la parlisis dominante desde el referndum que haba certificado la salida de la Unin Europea. Su mensaje de reconciliacin, introducido a colacin de la vida de Jesucristo, sugiere el cambio de dinmica imbuido por un Brexit que, finalmente, tendr lugar el 31 de enero, cerrando as, parcialmente al menos, uno de los perodos ms convulsos de la historia britnica reciente.

La propia Reina declaraba que «el camino no siempre es fcil y este ao puede, a veces, haber parecido bastante turbulento», una frase en la que no resulta difcil identificar una auto-referencia a un 2019 que haba arrancado con el aparatoso accidente de trfico de su marido, el Duque de Edimburgo, y que llega a su fin con el Prncipe Andrs, su hijo preferido, apartado de la vida pblica tras una desastrosa entrevista con la BBC en la que hablaba de su relacin con Epstein, y con los Duques de Sussex cada vez ms distanciados del clan Windsor, como prueba su ausencia en la reunin familiar en Sandringham, en el condado ingls de Norfolk, mientras reevalan su futuro.

La nueva realidad, de hecho, ha quedado fielmente reflejada este da de Navidad. El protagonista del escndalo del ao mantuvo un perfil bajo y, en lugar de asistir al tradicional servicio religioso de las 11 de la maana en la iglesia de Santa Mara Magdalena, una ocasin en la que los miembros de la monarqua aprovechan para interactuar con los curiosos que se congregan cada ao, el Duque de York acudi a una misa dos horas antes. Su llegada a pie con su hermano mayor, el Prncipe Carlos, evidencia su declive, dado el contraste con el ao pasado, cuando haba acompaando a su madre en un coche conducido con chfer.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más