/La OMS responde a las acusaciones de Donald Trump de ser demasiado cercana a China: «No politice el virus»

La OMS responde a las acusaciones de Donald Trump de ser demasiado cercana a China: «No politice el virus»

Mircoles,
8
abril
2020

21:02

La Organizacin Mundial de la Salud se convierte en campo de batalla de la nueva guerra fra entre las dos superpotencias y su director general pide no politizar el virus tras meses repitiendo las consignas del Gobierno chino


Donald Trump acude a la reunin diaria sobre el coronavirus en la Casa Blanca.
AFP

La nueva guerra fra entre Estados Unidos y China, exacerbada por el coronavirus -o, como lo califica el Gobierno de Donald Trump, «el virus chino» o «el virus de Wuhan»- tiene un nuevo campo de batalla: la Organizacin Mundial de la Salud (OMS). El presidente de Estados Unidos, que es de lejos el mayor contribuyente al presupuesto de la OMS, ha amenazado con cerrar el grifo de la financiacin tras acusar a la institucin de «chinocntrica» y de «haberse equivocado en un montn de cosas». EEUU, que hoy ha superado los 12.000 muertos y los 400.000 infectados por el virus, aporta aproximadamente el 26,6% del presupuesto de la OMS.

El director general del organismo, el etope Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha respondido a las declaraciones de Trump en tonos dramticos, al afirmar que la politizacin de la respuesta a la pandemia «solo har que el nmero de bolsas de cadveres aumente».

Los hechos, sin embargo, revelan que Tedros lleva tres meses y medio repitiendo sistemticamente las consignas que el Gobierno chino emite, calificando de «histeria» la reaccin de gran parte del mundo, celebrando la presunta eficacia de Pekn en la lucha contra el coronavirus, retrasando la declaracin de alarma internacional, y ocultando informacin que no proceda de China y, por tanto, no coincida con la versin oficial de ese pas.

La OMS es solo un frente ms en la guerra entre las dos potencias por el control de los organismos internacionales, donde China ha logrado avances considerables ante la pasividad o la indiferencia de EEUU, Europa y Japn, y, tambin, es un reflejo de la enorme influencia que Pekn ha conseguido en frica tras dos dcadas de masivas inversiones en ese continente sin hacer preguntas sobre derechos humanos, democratizacin, o proteccin del medio ambiente, como suele hacer Occidente. El resultado es que la OMS se ha convertido, segn sus crticos, en un portavoz de Pekn en esta crisis. E, incluso, en un instrumento de la poltica de la segunda mayor economa mundial y origen de la pandemia.

Claro que, ms all de las crticas, Trump no ha articulado una respuesta clara ante la actitud de la Organizacin. En la misma rueda de prensa en la que la atac, afirm que «estamos suspendiendo la entrega de dinero» a la OMS, para, minutos ms tarde, negar esa opcin. «Yo no he dicho eso», dijo, cuando la prensa le pidi confirmacin sobre la congelacin de fondos. «Vamos a investigar», a la OMS, «vamos a evaluar acabar con su financiacin [por parte de EEUU]». La razn es que «si se mira a lo que ha hecho a lo largo de varios aos, todo parece muy sesgado en favor de China». Trump tambin ha personalizado sus crticas a la OMS, a la que ha acusado de «criticar y estar en desacuerdo con mi prohibicin de viajes [desde China]».

LOS ARGUMENTOS DE TRUMP

Las crticas de Estados Unidos a la OMS se sustentan en muchos argumentos y, en particular, en la gestin del coronavirus realizada por Tedros, un microbilogo y experto en malaria etope que, tal y como recordaba en febrero el experto en Asia del think tank Consejo de Relaciones Exteriores de EEUU, Michael Collins, ya se reuni el 28 de enero con el presidente chino, Xi Jinping, en Pekn, y celebr que China haba «fijado un ejemplo en el control de los brotes de enfermedades».

No consta si Tedros consideraba que meter a la gente en la crcel y obligarla a realizar actos de contricin pblica por alertar acerca del peligro del coronavirus era parte de esa «ejemplaridad». Tres semanas ms tarde, el 20 de febrero, en la Conferencia de Seguridad de Mnich, Tedros volvi a repetir sus alabanzas a Pekn, al asegurar que la poltica de ese pas «ha permitido al mundo ganar tiempo».

Pero la actuacin de la OMS va ms all de las alabanzas y del uso de su autoridad moral para frenar la respuesta a la pandemia. Como declar el propio vicepresidente de Taiwn, Chien Chien-jen, al diario ‘Financial Times’ el 19 de marzo, la OMS no puso en su pgina web la informacin que las autoridades de Taipei le haban suministrado el 31 de diciembre sobre la transmisin del coronavirus entre seres humanos. De hecho, la OMS no reconoci que el coronavirus se transmite de persona a persona hasta el 14 de enero, cuando China le inform de ello.

Tedros Adhanom, director general de la OMS, en una imagen de archivo.
Tedros Adhanom, director general de la OMS, en una imagen de archivo.REUTERS

La razn del desprecio a Taiwn es obvia: China no reconoce la soberana de ese pas, al que Pekn se limita a calificar como «la isla rebelde», de modo que la OMS ignor olmpicamente el mensaje. Taiwn, sin embargo, ha sido la nacin con ms xito del mundo en la lucha contra el coronavirus, pese a su cercana a geogrfica, econmica y cultural a China, con solo 379 contagiados y 5 muertos en una poblacin de 24 millones de personas.

Tedros no solo ha dedicado sus alabanzas a China, sino que, tambin, ha paralizado activamente la respuesta de la OMS a la pandemia. La clave est en la reunin que el Comit de Emergencias de la Organizacin celebr el 23 de enero para tratar el coronavirus. Ante la falta de consenso, Tedros opt por no declarar la emergencia. Tuvo que pasar una semana para que la OMS diera marcha atrs y accediera a admitir la gravedad de los hechos. Y una semana en esta pandemia es, como desgraciadamente hemos aprendido, demasiado tiempo.

El 3 de febrero, cuando Estados Unidos, Australia, Singapur y otros pases haban impuesto limitaciones a los viajes procedentes de China, el mximo responsable de la OMS proclam que «no hay necesidad de interferir innecesariamente con el comercio y los viajes internacionales». Teros declar incluso que esas decisiones no estaban basadas «en las evidencias».

Diecisiete das ms tarde, en Mnich, el director gerente de la OMS fue ms lejos, al hacer un llamamiento «a todos los Gobiernos, empresas y organizaciones a trabajar con nosotros para emitir el nivel de alarma apropiado, sin animar las llamas de la histeria». Las declaraciones de Tedros fueron recogidas de manera destacada por el ‘Global Times’, la versin en ingls del ‘Diario del Pueblo’, el rgano oficial del Partido Comunista de China.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más