/El SPD vota a favor de quedarse en la gran coalición alemana para escorarla hacia la izquierda

El SPD vota a favor de quedarse en la gran coalición alemana para escorarla hacia la izquierda

Viernes,
6
diciembre
2019

19:51

Entre las propuestas que preparan est la subida del salario mnimo y medidas contra el cambio climtico

Berlin (Germany).- New Social Democratic Party (SPD) co-chairs Saskia...

Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans, colderes del SPD, celebran su victoria en Berln.
CLEMENS BILAN EFE

Todo para nada. La trituradora en la que se ha convertido el Partido Socialdemcrata alemn (SPD) este viernes trizas a sus pesos pesados para terminar poniendo en su presidencia a dos desconocidos que acudieron a un largo y deslucido proceso de primarias con la propuesta de abandonar la coalicin de Gobierno.

En menos de 48 horas se lo pensaron mejor y creyeron que la gran coalicin merece una oportunidad, por lo que entablarn conversaciones con la CDU. El gran derrotado en las consultas a la militancia, el ministro de Finanzas Olaf Scholz, no pudo ocultar en el congreso que ayer arranc en Berln su desidia e irritacin hacia quienes, ya en la cpula, se ponan su camisa y apropiaban de su discurso. Y que han puesto fin a sus ambiciones polticas.

«Nuestros ministros y ministras han hecho un trabajo excelente en el Gobierno. El balance de la mitad de la legislatura es positivo, por eso la mocin presentada sobre la continuidad de la gran coalicin hay que ponerla en otro contexto«, afirm sin pudor Saskia Esken. Su tndem en la presidencia bicfala y paritaria que asume las riendas del SPD, Norbert Walter-Borjans, intent evitar la decepcin que el discurso de Esken poda causar en los caladeros que les dieron apoyo apelando a una discusin sosegada sobre los aspectos a mejorar. «La clusula de revisin de los acuerdos de coalicin permite hacer un balance del trabajo hecho con la intencin de introducir correcciones. Y lo haremos juntos», dijo Walter-Borjans para evitar una votacin a s o no de la gran coalicin.

Tambin el lder de las Juventudes Socialistas -los Jusos- Kevin Khnert, principal mentor del do ganador y agitador de las familias ms a la izquierda del partido, moder su discurso, aunque pidi polticas ms ambiciosas en la lucha contra el cambio climtico, renta bsica y una subida del salario mnimo interprofesional. Eso significa ms recursos en el desarrollo de las energas limpias, celeridad en el abandono del carbn, previsto para 2038, y un incremento de 9,19 euros la hora trabajada a los 12 euros. Para los conservadores alemanes, esas demandas no tienen cabida en el acuerdo de coalicin en vigor, que no consideran que deba modificarse por la simple razn de que el socio cambie de liderazgo.

«Los conservadores nunca van a aceptar nuestras demandas y son profundas. La pregunta por tanto es si abandonamos la coalicin ya y buscamos nuestro camino en solitario o seguimos igual», afirm Holde Mattheis, representante del ala izquierda y promotora de una iniciativa para forzar al congreso a votar sobre la continuidad en el Gobierno.

Mattheis no es la nica que piensa que la asociacin con la Unin Cristianodemcrata (CDU) y la Socialdemocracia bvara (CSU) ha desdibujado el perfil del partido y lo ha sumido en el stano de las encuestas. Mattheis perdi. El congreso rechaz abandonar la coalicin de Gobierno y apoy la propuesta de la nueva cpula de buscar conversaciones con la conservadora CDU para emprender nuevos proyectos en el ejecutivo. El SPD lograra de celebrarse ahora elecciones un 14% de los apoyos, por detrs de la CDU-CSU (27%) y Los Verdes (22%). Sin un liderazgo de tirn, en disputa permanente y con un ideario que cada vez se parece ms al partido de la Izquierda y a Los Verdes, los analistas coinciden en que si el SPD se va a la oposicin, podra caer por debajo del 10%. La crisis existencial contra la que lucha el partido terminara en irrelevancia.

Las nuevas esperanzas del SPD, Walter-Borjans y Esken, fueron confirmados en el congreso que ayer arranc en Berln cmo presidentes del partido. Fue el do elegido por la militancia en un proceso de primarias que el aparato no hubiera puesto en marcha de haber sabido como terminara. Obtuvieron el 89,2% y el 75,9% respectivamente de los 626 delegados.

Son cuotas de apoyo inferiores a las logradas por quienes les precedieron, entre ellos Martin Schulz y Andrea Nahles, pero encubren el poco entusiasmo que despierta la pareja, un par de desconocidos sin experiencia en la gestin federal cuyo principal activo ha sido criticar la coalicin de Gobierno y contar con el respaldo de Khnert.

Walter-Borjans y Esken se impusieron al do encabezado por el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, el nico socialdemcrata de peso poltico en la carrera, con el 53% de los votos frente al 45%. Fueron ocho puntos de diferencia, pero slo participaron en la votacin el 54% de la militancia, tras 23 conferencias regionales en todo el pas para movilizar y conectar con los afiliados.

El casting nacional fue un fracaso. Y, de haber sido la votacin annima, fuentes de la direccin del SPD aseguraron a este diario que tambin se hubiera revertido el resultado de las primarias. Los ganadores no hubieran sobrevivido, aunque tampoco significa demasiado que lo hayan hecho. El SPD ha tenido desde 1991 10 presidentes, sin contar las gestoras. Los presidentes electos se presentaron, previo a la votacin en el congreso, con mensajes moderados. Decidieron caminar entre dos aguas. Abogaron por «dar a la gran coalicin una opcin realista», dejando el discurso incendiario a Khnert.

El lder de los Jusos, siguiendo el guin, lo hizo, pero sus postulados son tan prximos al partido comunista que el ministro de Trabajo, Hubertus Heil, le sali al camino para «evitar que el SPD derive en un partido para el proletariado».

Khnert concurre a una de las tres vicepresidencias del partido. Heil, ante la influencia que la izquierda, ejercer ya con Walter-Borjans y Esken en la presidencia tambin lo hizo y, como el lder de los Jusos, fue elegido.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más