/El PP, guerra cultural o alternativa de Gobierno