/El Govern esquiva al juzgado de Vigilancia Penitenciaria con los permisos fulgurantes a 'los Jordis'

El Govern esquiva al juzgado de Vigilancia Penitenciaria con los permisos fulgurantes a 'los Jordis'

Mircoles,
15
enero
2020

02:08

Al tratarse de salidas de prisin inferiores a tres das solamente tendrn que ser ratificadas por la ‘conselleria’ de Justicia, salvo que la Fiscala recurra al juez de Vigilancia Penitenciaria


Cuixart y Snchez llegando a la Audiencia Nacional en octubre de 2017.
NGEL NAVARRETE

Jordi Cuixart y Jordi Snchez dispondrn prximamente de sus primeros permisos penitenciarios de 48 horas despus de que la junta de tratamiento de la prisin de Lledoners haya aceptado la solicitud presentada por ambos este martes. Al tratarse de un permiso de salida inferior a tres das, la decisin no tendr que ser ratificada por el juzgado, sino que bastar con la aprobacin del Departamento de Justicia de la Generalitat.

El presidente de mnium Cultural y el ex dirigente de la Asamblea Nacional Catalana y ex diputado de Junts per Catalunya cumplieron el martes una cuarta parte de la condena a nueve aos de crcel por sedicin impuesta por el Tribunal Supremo el pasado 14 de octubre. Eso supona que, al encontrarse clasificados en segundo grado penitenciario, ya estaban habilitados para solicitar permisos ordinarios de salida: 36 anuales, con una duracin de 24 horas y un lmite de siete das consecutivos.

El Departamento de Justicia confirm el pasado jueves la clasificacin de segundo grado propuesta en diciembre por las juntas de tratamiento de las prisiones para los Jordis y los otros siete condenados en el juicio del procs: Oriol Junqueras, Jordi Turull, Ral Romeva, Josep Rull, Joaquim Forn, Carme Forcadell y Dolors Bassa.

Que los nueve condenados fueran clasificados en segundo grado era lo normal. Que el centro penitenciario haya concedido los permisos a los Jordis el mismo da que los solicitaban y el primero legalmente posible no es lo habitual. De hecho, es algo extraordinario, segn indican fuentes jurdicas que tratan habitualmente asuntos penitenciarios. Lo que sucede en la inmensa mayora de los casos es que los internos acceden a los permisos cuando ya han cumplido una proporcin mayor de la condena, y tras varias peticiones rechazadas.

Recurso de la Fiscala

La decisin comunicada ayer por los responsables de Lledoners tiene otra peculiaridad favorable a los Jordis: sortea una supervisin automtica del juzgado de Vigilancia Penitenciaria, que s debe evaluar todos los permisos de tres o ms das. Cuando no exceden las 48 horas, basta con la resolucin favorable del Servicio de Clasificacin de la Secretara de Medidas Penales, Reinsercin y Atencin a la Vctima de la Generalitat. Tampoco los permisos de dos das son normales. Fuentes jurdicas indican que lo habitual es que las prisiones respalden inicialmente permisos de tres das, lo que implica que se ejecutan slo cuando han recibido el aval del juez.

En el caso de los jordis, y contando con que la propuesta sea avalada por la Generalitat, lo nico que se interpone a las salidas de la crcel sera un recurso de la Fiscala. Slo el Ministerio Pblico -no la acusacin popular en el procs, por ejemplo-, puede forzar a que el asunto sea examinado por el juez de vigilancia. Segn las fuentes consultadas, una concesin tan temprana de permisos se recurre por el fiscal en prcticamente todos los casos. Ms an cuando se trata de internos que no han asumido la comisin del delito, ms bien todo lo contrario. La decisin sobre el recurso est en manos de la Fiscala de Catalua. Dada la trascendencia del asunto, lo que se proponga deber contar con el aval de la Fiscala General del Estado, la institucin que en unos das dirigir la ex ministra de Justicia Dolores Delgado.

En la propuesta de permisos, las juntas de tratamiento valoran cada supuesto en funcin de la evolucin de los internos con requisitos como la buena conducta y la previsin de retorno al centro penitenciario. Desde que fueron encarcelados el 16 de octubre de 2017 por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, ni Cuixart ni Snchez han mostrado arrepentimiento por los hechos por los que el Supremo les conden. De forma explcita, el mximo dirigente de mnium Cultural dijo en su alegato final ante la Sala presidida por el magistrado Manuel Marchena: Lo volveremos a hacer. Tras conocer las condena del Supremo, aadi que la reaccin a la sentencia solo poda ser «la reincidencia». Por su parte, Snchez propuso la «desobediencia civil» como respuesta al Alto Tribunal.

El Departamento de Justicia de la Generalitat informar de la resolucin sobre la propuesta efectuada por la junta de tratamiento de Lledoners, pero no tiene previsto concretar los das fijados a fin de proteger la intimidad de Snchez y Cuixart.

Tensiones internas

La clasificacin penitenciaria de los presos independentistas ha vuelto a ser un punto de discordia en las ltimas semanas en las siempre complejas relaciones entre Esquerra y Junts per Catalunya. Mientras los republicanos, de quienes depende el Departamento encabezado por la consejera Ester Capella, se limitaron a respetar la decisin de los responsables de las prisiones de Lledoners, Mas d’Enric y Puig de les Basses, algunos miembros del partido posconvergente criticaron que no se les hubiera concedido el tercer grado, que les permitira salir de la crcel y nicamente volver para dormir.

Por el momento, an sigue abierta la posibilidad de que se les aplique el artculo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que permitira a los presos salir a trabajar o realizar voluntariado cada da y regresar a la crcel por la noche. Esta es la va por la que optarn Snchez, Jordi Turull y Josep Rull para intentar flexibilizar su situacin penitenciaria, segn anunci el martes su abogado, Jordi Pina. El letrado descart reclamar la concesin directa de la semilibertad a travs del tercer grado. Las posibilidades de xito de ese camino hacia la semilibertad seran casi remotas, dado lo elevado de las penas y que la ltima palabra no la tendra la Audiencia de Barcelona, sino el propio Tribunal Supremo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más