/El Atlético rompe el hechizo

El Atlético rompe el hechizo

Atltico – Lokomotiv (2-0)

Mircoles,
11
diciembre
2019

23:17

Los rojiblancos derrotan a un endeble Lokomotiv y sellan su billete a octavos de final. Trippier puso la intriga al fallar un penalti en el arranque. Joao Flix y Felipe decidieron


Joao Flix marca el 1-0 de penalti.
REUTERS

En cualquier otro momento de su vida, al menos de su vida ms reciente, el Atltico se habra refugiado del fro al descanso dejando volar su imaginacin sobre quin sera su rival en octavos de final. En cualquier otro momento, el Lokomotiv habra sido despachado en media hora. Motivos suficientes hubo en el primer acto para que todo eso hubiera ocurrido. Pero en tiempos de brujas y maldiciones, como en los que vive este equipo, las cosas funcionan de otra manera y los rojiblancos tuvieron que esperar a que Felipe, en la segunda parte, echara el cierre, tras un sinfn de frustraciones y ansiedades. Ya es pasado. El deseado bombo de octavos les espera.

Los chicos de Simeone menearon a su antojo al tmido conjunto desde el primer instante, se metieron el baln en la mochila y llegaron al vestuario preguntando qu es lo que estaba ocurriendo en Leverkusen. Por si acaso. Joao Flix haba calmado los temblores de penalti pero an haba muchos miedos en la cabeza. Todos por el mismo motivo: el gol. O, en su caso, la falta de ste, claro.

Desde el arranque, el Atltico sali convencido de cmo tena que llevar el timn para esquivar la tormenta. Hace no mucho, Sal evocaba con nostalgia aquellos das en los que su equipo era una masacre en esos primeros minutos. Anoche, agarrados con firmeza a la pelota, borraron a su rival de la hierba. Tampoco fue demasiado complicado porque el Lokomotiv nunca ense sus garras. Antes del primer minuto, Joao Flix yaca sobre el rea rival tras ser derribado por el portero Kochenkov. Y en el punto de penalti se alz el pequeo Trippier, valiente, impulsivo y decidido, para empezar a espantar los fantasmas. Sin embargo, logr lo contrario. Su disparo lo adivin el meta ruso y lo acab escupiendo el palo. Eso s, el guardameta ruso se haba adelantado un metro. El rbitro opt por no repetir el asunto y el estmago de la grada se encogi un par de centmetros ms.

Felipe celebra su gol al Lokomotiv.

Ni el fro moscovita del Metropolitano ni esos clsicos miedos que suelen aflorar en tiempos de duda llevaron al Atltico a dar un paso atrs. Al contrario. Se lanz sin complejos en busca de ese silln de octavos que se haba demorado ms de la cuenta. Aunque tuvo que esperar un cuarto de hora para empezar a ver la luz. Y hoy nadie ilumina ms a este equipo que Joao Flix. El VAR confirm lo que Trippier llevaba unos cuantos segundos reclamando: su centro haba sido desviado en el rea por la mano de un defensa. El nio de oro escondi la bola en su regazo, la acarici y dej clavado a Kochenkov. Con ese zarpazo haba puesto fin a una inquietante sequa de ms de 300 minutos de los suyos. En parte, por ese motivo se hallaban los rojiblancos cara a cara ese angosto y venenoso desfiladero.

El Atltico se crey a salvo cuando Morata asest la segunda pualada a un inofensivo Lokomotiv. Aunque los rusos no estaban de vacaciones, s que tenan la cabeza en otro lado. Pero esta vez el VAR sofoc los fuegos artificiales al desvelar que una de las piernas del delantero no estaba donde deba. Despus sacara su can Thomas y volvera a interpretar uno de sus elegantes pasos de baile Joao Flix, pero la intriga y la ansiedad permanecieron en el ambiente un buen rato ms.

La de anoche fue una versin similar a la que vienen mostrando los rojiblancos desde que asumieron esperar y regalar minutos no es el mejor modo de llegar a la meta. La gran diferencia fue que el destino y, sobre todo, el gol dejaron de darles esquinazo. Y eso que nadie respir tranquilo hasta que Felipe despeg del suelo para dibujar en el aire su primera volterera. Koke descubri que andaba en el corazn del rea el fornido central brasileo y ste la enganch con su diestra para zanjar tanto sufrimiento innecesario. Daba igual ya lo que ocurriera en ese momento en Alemania.

Ya no haba intriga que encogiera el alma ni la pierna. As que el Atltico, encomendado a la fantasa de Joao Flix, trat de seguir despachando su maleficio frente a la portera contraria. Acaso ya pensando en reconducir su camino en LaLiga, toda vez que ya se saba en el bombo de octavos de final. Una obligacin en verano que haba quedado en suspenso hasta este ltimo captulo, donde es difcil fiarse de nadie. Mucho menos del destino. En esos metros finales, Koke y Joao Flix salieron ovacionados. No vio ms goles el Metropolitano, pero tampoco fueron necesarios. Hay veces que es mejor guardar por si acaso.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más