/«Avisamos de que las residencias iban a ser un caldo de cultivo perfecto para el virus»

«Avisamos de que las residencias iban a ser un caldo de cultivo perfecto para el virus»

El SARS-CoV-2 se ha cebado con los ancianos. Con la generacin que sobrevivi a la guerra, sufri la posguerra, consigui salir adelante en una dictadura y, en muchos casos, sigui sosteniendo a su familia en los peores aos de la ltima crisis.

Las cifras hablan por s mismas: «el 87% de los fallecidos notificados tiene ms de 70 aos», expone Jos Augusto Garca Navarro, presidente de la Sociedad Espaola de Geriatra y Gerontologa (SEGG), quien sigue con preocupacin estos das la evolucin de la epidemia.

Los mayores son especialmente vulnerables a la infeccin por Covid-19 – y tambin a desarrollar complicaciones graves- debido a la prdida de respuesta inmunolgica que se asocia a la edad y, en gran medida, tambin por la frecuente existencia de problemas de salud previos, como los cardiovasculares, explica el especialista.

En Espaa, el virus se ha encontrado una poblacin en que, en menos de 30 aos ha duplicado el nmero de personas mayores de 65 aos y que, segn datos del INE, ya tiene a un 19% de su poblacin total, lo que supone unos 9 millones, en la tercera edad (el 25% de ellos son octogenarios).

Pero, adems, ha hallado un caldo de cultivo perfecto para causar estragos: las residencias de ancianos. «Estn siendo un gran foco de contagios», seala Garca Navarro, quien subraya que la sociedad que preside ya alert de la importancia de prevenir y atajar las infecciones en estos centros mucho antes de que la crisis sanitaria se desatara en Espaa.

«Desde el primer momento estuvimos en contacto con nuestros colegas italianos, que nos dijeron que haba muchos brotes en residencias y que la infeccin no slo se propagaba entre los ingresados, sino tambin entre los trabajadores, lo que contribua a amplificar el brote», seala el mdico. «Las residencias no fueron un foco importante en China, porque es ms comn que los ancianos permanezcan en sus casas, pero s lo est siendo en Espaa y otros pases europeos», aade.

En las residencias se da «una tormenta perfecta para el virus» porque las personas que viven en ellas son muy dependientes, necesitan mucho contacto fsico, explica Garca Navarro. Adems, «son centros no diseados para ser hospitales, sino para que haya convivencia. Es difcil conseguir que haya aislamiento en muchas de ellas», ejemplifica.

Si a eso se le suma la carencia de personal y recursos sanitarios, se da un espacio idneo para que el virus se propague, aade.

«Avisamos a las autoridades de que las residencias iban a ser un importante caldo de cultivo, pero no nos hicieron mucho caso hasta hace unos pocos das», lamenta Garca Navarro, quien reclama que, ante el desabastecimiento general de proteccin y recursos sanitarios, «hay que poner en el mismo escaln de importancia a las UCIs y las residencias» porque son «los dos extremos donde ms ataca el virus».

Slo en Madrid han muerto 3.400 ancianos desde el inicio de la crisis del coronavirus, mientras que en marzo del ao pasado esta cifra apenas alcanz el millar, informa Europa Press.

«Es difcil saber la cifra real de fallecidos a causa del coronavirus , ya que hay un gran infradiagnstico», seala Garca Navarro. Y la falta de test de deteccin es una de las causas de este problema, aade.

El especialista subraya que se est culpabilizando de la situacin a los responsables de las residencias, cuando el problema no radica ah. «No podemos seguir separando servicios sociales y servicios sanitarios en estas personas con tanta carga de dependencia», expone.

En la misma lnea se pronuncia Josep Mara Via, asesor de la Fundacin Edad y Vida. Segn su punto de visto, para afrontar «esta situacin crtica» es necesario reforzar de manera urgente la presencia de profesionales sanitarios en las residencias de ancianos.

«Proponemos que sean los mdicos de Atencin Primaria los que proporcionen un soporte y una atencin a las personas que viven en los centros de mayores», seala Via, mdico de formacin y con mucha experiencia en gestin sanitaria.

Adems, aade, «es fundamental que estos profesionales cuenten con kits teraputicos bsicos con oxgeno y cuidados paliativos», as como equipos de proteccin individual para garantizar una asistencia adecuada.

«Esto es clave para contener la pandemia en las residencias y proteger a las personas mayores que viven en ellas», subraya.

Medidas

En estos das, «hemos credo que las residencias son hospitales, cuando no si siquiera centros sanitarios», contina Via. Por eso, en su opinin, cuando pase la situacin de urgencia habr que abrir un debate sobre la integracin de servicios sociales y sanitarios en la atencin de las personas mayores.

«Personalmente, creo que las residencias deberan pasar al Sistema Nacional de Salud, con la colaboracin estrecha de los servicios sociales», seala.

Disponer de un enfoque ms sanitario, sugiere, permitira mejorar la atencin de estas personas y evitar que situaciones como esta volvieran a repetirse.

«Ahora mismo, aunque lleguen los test de diagnstico a las residencias. Quin va a decidir lo que se hace con cada paciente positivo si no hay un mdico que lo determine?».

Garca Navarro, por su parte, apunta la necesidad de que «todos los servicios hospitalarios de Espaa cuenten con especialistas de Geriatra«.

Son estos profesionales, seala, quienes mejor pueden evaluar qu beneficio o perjuicio comportan al paciente envejecido determinadas intervenciones, como la ventilacin mecnica.

«No se utiliza el criterio de la edad, sino otras consideraciones, como la esperanza de vida, la calidad de vida que le queda al paciente o cules son sus posibilidades de recuperacin, entre otras», seala.

En ese sentido, ambos especialistas coinciden en sealar que ya antes de la llegada del coronavirus la indicacin de ventilacin mecnica en pacientes con un alto grado de fragilidad y enfermedad era escasa.

«La recuperacin despus de una ventilacin mecnica es compleja. Creo que los mdicos estn actuando con criterios clnicos. Lo contrario en muchos casos puede suponer un encarnizamiento teraputico», concluye Via.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más