/Alberto Fernández interviene la Agencia Federal de Inteligencia tras aprobar el Senado la ley de emergencia

Alberto Fernández interviene la Agencia Federal de Inteligencia tras aprobar el Senado la ley de emergencia

Sbado,
21
diciembre
2019

19:38

El presidente argentino designa por decreto a la ex fiscal Cristina Caamao como interventora del organismo por 180 das


Cristina Fernndez de Kirchner durante el debate de la ley.
AFP

No es normal que todo un pas conozca el nombre de un agente secreto y lo tenga como smbolo de la oscuridad y los peligros que acechan en el stano del Estado. No es normal, pero es lo que sucede en Argentina, donde nadie es indiferente a la mencin de Jaime Stiuso, un ingeniero electrnico que entr a los servicios de espionaje en 1972, durante la dictadura de Alejandro Lanusse, y fue expulsado de su puesto en 2014, en los estertores del Gobierno de Cristina Fernndez de Kirchner.

A sus 66 aos, Stiuso sigue siendo un poder oscuro, y muchos se preguntan si entrar en accin ante el desafo que se plantea el nuevo presidente, Alberto Fernndez, de reformar por completo la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Fernndez design hoy por decreto a la ex fiscal Cristina Caamao como interventora del organismo por 180 das. Stiuso debera tener especial inters en el asunto, porque el secretario de Asuntos Estratgicos de Fernndez es Gustavo Bliz, su mayor enemigo en la poltica argentina. Abogado catlico ligado al Opus Dei, Bliz fue secretario de la Funcin Pblica y ministro del Interior de Carlos Menem entre 1989 y 1993. En su momento dijo sentir que llegaba al Gobierno «de traje blanco a un lodazal» y que se estaba metiendo «en medio de un nido de vboras». Aos despus descubri que las vboras eran lo de menos. Segn Bliz, durante el gobierno del peronista Menem, Argentina vivi «una narcodemocracia donde no se respet la ley, donde los funcionarios pblicos lavaron dinero sucio (…) con un fuerte nivel de complicidad con la corrupcin y el narcotrfico». Por si no quedaba claro aadi lo siguiente: «En la Argentina de los 90 ocurrieron leyes compradas y vendidas en el Congreso, como si fueran mercanca». Menem es hoy senador, y los fueros que le otorgan de ese cargo impiden que cumpla la condena de siete aos de prisin por venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia mientras era presidente.

Pero Bliz es un hombre de fe, y le dio la oportunidad a un segundo gobierno peronista, el de Nstor Kirchner, del que fue ministro de Justicia a partir de 2003. Un da, el ministro fue a ver a Kirchner para advertirle que «Stiuso era ‘el poder en las sombras’ y que estaba interviniendo telfonos sin orden judicial, segn record aos atrs el periodista Daniel Santoro en Clarn. «Beliz le dijo a Kirchner: ‘Vos pods sentir que si ‘pinchs’ telfonos para tener informacin sos ms poderoso, pero vas a ser esclavo de quien los pincha’. ‘Dej, de eso me encargo yo’, contest el presidente frente a Cristina (Kirchner). Das despus, Beliz fue echado del Gobierno y Stiuso pas a ser el espa de carrera con ms poder» en el espionaje argentino.

Entre la reunin con Kirchner y su despido, Bliz haba hecho algo sin precedentes: fue a un programa de televisin y mostr una foto de Stiuso, del que no se conoca el rostro, denunciando que estaba boicoteando las investigaciones por la causa de la AMIA, el atentado a la mutual juda en Buenos Aires que dej 85 muertos en 1994, y que la justicia argentina concluy que fue obra del gobierno de Irn.

Con renovada fe, y tras aos de repliegue en Washington trabajando para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Bliz forma ahora parte de un tercer gobierno peronista. «Gustavo dej nuestro gobierno en situaciones que prefiero olvidar», dijo Fernndez, que era el jefe de gabinete de Kirchner, al presentarlo como una de sus manos derechas. Con la ley de superpoderes ya aprobada en el Senado, el presidente decidi que buena parte de los fondos reservados de los espas se destinarn a la lucha contra el hambre. Nadie duda en Argentina de que Fernndez tendr unas atribuciones nunca vistas en democracia, podr hacer y deshacer a su antojo. Suficiente para domar a los espas argentinos?

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más